El trabajo emocional de una relación

Presumo que todo el mundo está interesado en la complejidad de las relaciones; inclusive quienes deciden, por comodidad o convencimiento, convertirse en solitarios, también a ellos les interesa el tema relacional, quizás para saber cómo manejarse en ella y con ella. Y todo esto, también lo presumo, viene dado por la paradoja de encontrarnos insertos en un mundo superpoblado, donde cada día nace más gente, y a la vez, más personas se sienten desoladas.

Dentro de este panorama, me he empeñado en subrayar que, por lo menos hoy en día, una relación es determinada por el trabajo diario que en ella se realice; y no se trata de un mero hábito de simple voluntad o de tarea afanosa, sino de ese “estar en la relación” que tan pocas veces ejercitamos, en un mundo donde estamos en todo menos en nosotros, que sabemos de todo menos de lo que tenemos cerca, que nos detenemos en colores, ruidos y promesas, y nunca en eso amado que tiene, o espero tenga, un eco en nosotros.

Creo que el fracaso de la educación en este lado del planeta, se nos presenta en una absorción desmedida de información acerca de cualquier cosa que ni siquiera nos es familiar, contrastado con una ignorancia acerca de lo que somos, de lo que sentimos y de aquello que se nos convierte en sagrado. Así, sabemos hablar idiomas, pero no sabemos como plantear un conflicto, somos magníficos en opinar y nos perdemos cuando estamos dañando a alguien o a algo importante. Nos hemos convertidos en seductores aficionados, pero cuando nos dicen: -“Adiós, no, te dejé de querer, ya no pasa nada entre nosotros”, nos quedamos guindados como si dentro de nosotros no tuviéramos referencia alguna.

Una relación es el espacio en el que crecemos emocionalmente. Necesita cuidados, y ya ni siquiera hacia el otro, sino a nosotros mismos, en ese espejo atraído y escogido que llamamos “otro(a)”.

En una oportunidad, con una paciente que se negaba a entender esto del trabajo relacional, porque para ella era más sencillo ver la relación como algo espontáneo, fluido, donde las cosas se dan o no, y punto. Ya ella iba por su octavo fracaso amoroso (cuatro parejas, su hija mayor, su madre, una socia y su mejor amiga de infancia) y quizás, todas tenían la misma raíz en ella, pero se negaba a meterse en materia. En una sesión logró agotar mi paciencia, y algo, creo que lúcido, o por lo menos claro, se encendió en mí, y le dije de forma, por demás, apasionada:

-“El trabajo emocional no es otra cosa que tener consciencia de que el otro siempre nos refleja; por lo tanto, el problema siempre es de ambos, aunque sea el otro quien lo actúe. Luego, esta labor nos exige ser centrípetos y no centrífugos, es decir que sólo me voy de una relación cuando mi integridad corra peligro, de lo contrario, me toca luchar dentro de ella. En conflictos y crisis, es mi responsabilidad tener misericordia que implica llevar al corazón las miserias, y eso es imposible, si primero no conocemos y cargamos con nuestras propias miserias. Además, cuando estoy en la relación es consciente y amoroso preguntarse siempre cómo me siento con esto y cómo siento al otro(a), eso va generando una temperatura que permite llevar el temple y no sorprendernos ante los monstruos emergentes. La tarea de no asumir sino preguntar, nos acerca y genera respeto. El hablar con, y no de la persona, permite que el otro reaccione. El saber que al decidir amar a alguien, de cualquier modo, es estar ahí al mayor porcentaje posible. Y cuando nos toque irnos, que el corazón sepa, con convicción plena que hicimos todo lo que podíamos para encontrar nuestro espacio y realmente, por el momento, no se pudo”.

Por esto y más, cuando quieras saber la disposición amorosa de alguien, su capacidad de amar y sentirse amada(o), deja que te hable de sus anteriores parejas y/o de sus amores, ahí estará hablando de sí mismo(a) y de sus verdaderas posibilidades.

Hasta la próxima sonrisa:
Carlos Fraga

2011-11-06T16:11:47+00:00

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.