This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

Las negociaciones

Es importante entender que en el ser humano se esconde “todo”, y ese concepto incluye un sin fin de posibilidades que si bien, no están expuestas en el ámbito del entusiasmo y la motivación a la acción, están ahí.

Es usual escuchar cosas como:
– “Yo no nací con talento y menos actitud para el deporte, cocina, leer, etc”. Cuando asumimos esto así, lo negamos y bloqueamos en nosotros, dejando que permanezca en nuestra parte reprimida, sin posibilidad a conocer este potencial que si bien, no se expresará en forma de competencia o de exposición pública, podríamos favorecernos en su tanteo y práctica moderada, en lugar de verlo como una limitación intocable.

Me comentaba Gertrudis:
– “Carlos tengo tres años de casada y estuve dos de novia. Todo muy bien, excepto que yo le dejé muy claro a él que yo no tengo ningún talento y menos motivación para lo doméstico, por lo tanto que me respetara eso. El insiste que eso es imposible que no puede ser que yo sea tan dejada e indiferente con la casa y eso nos está trayendo problemas, pero no sé cómo hacérselo entender”.

Aquí vemos como Gertrudis está cerrada a una posibilidad, y esto tiene más un contenido conceptual-experiencial que el no haber nacido para. Es importante aquí revisar qué vio y experimentó en su entorno primario, llámese en su hogar; por ejemplo, si ella vio a una madre dedicada cien por ciento al hogar, mientras su padre llegaba a exigir como si fuera un huésped, evidentemente ella podría negar cualquier posibilidad de repetir tan desagradables experiencias.

Le contesté a la amiga que podría aprovechar la exigencia de su marido, abriéndose un poco a la experiencia, a su propio tiempo y ritmo. Comenzando por los detalles, sin ninguna meta precisa, mas sólo la de experimentar ese potencial negado. En principio, le serviría para expandir su posibilidad humana, y luego sería un hermoso trabajo de amor que como he explicado, nunca es para el o la otra persona, sino para uno mismo.

Cuando abrimos ventanas cerradas en nosotros, dejamos que la luz invada lo que creíamos oscuro.

Hasta la próxima sonrisa:
Carlos Fraga

2012-08-26T09:00:51+00:00