This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

De dinero y de sexo

En días pasados, una simpática y respetuosa señora me preguntó, en lo que yo me tomaba un café en una panadería, lo siguiente:

– “Yo a veces, no entiendo. La gente como una que es con el dinero cumplida, clara y solvente, siempre le falta prosperidad y abundancia; en cambio esa gente que anda por ahí echándole carros a otros, malas paga, todo les sale bien. ¿A qué cree usted que se deberá eso?”.

Esas son apreciaciones comunes de nosotros en cuanto a los otros y como bien reza el refrán: “no todo lo que brilla es oro”

El sexo y el dinero comparten una energía común, esto se debe a que, quiérase o no, el dinero y el sexo son expresiones del dar y el recibir, por lo tanto, se conjugan en el amor. Si ponemos atención, del sexo se dicen cosas similares que del dinero: son sucios, todo lo que tocan lo manchan, lo echan a perder, la gente mata por ambos, son dos cosas que el que más y el que menos, desean mucho.

Entonces, todo problema de dinero y todo problema de sexo, se relacionan con el amor. Cuando una persona no sabe manejar el dinero, debe y no paga, busca siempre “tumbar” a su semejante, se endeuda sin conciencia, etc. Este ser está expresando su relación con el sexo y el amor y a veces, por ironía de la vida, les llueve el dinero, para recordarles cuán vacíos se sienten y cómo tienen que pagar la vida para sentirla de ellos. ¿Quieren mayor y más dura lección?

Una persona que vende su cuerpo, y aquí me eximo de cualquier juicio moral, lo hace, por lo menos las primeras veces, por encontrar un dinero que le permita vivir mejor. Así que sexo y dinero se encuentran para un fin: sentirse mejor. Sin embargo, y aquí entra mi parte terapéutica, suelen sentirse vacíos porque lo que en realidad están buscando es amor y es lo que menos reciben en estas actividades.

Por todo lo anterior, cuando me toca algún paciente con problemas de dinero o sexuales, me suenan ya las campanas, y quitando el barniz protector, encontramos los grandes vacíos emocionales enfocados directamente a las sensaciones de: vacío, de sentirse incompletos y no amados.
Hagamos pactos sanos con el dinero, pongamos en papel, todo el dinero que adeudo, que nunca cumplí, que me hice el loco, que le quité a alguien con cualquier excusa, honrémoslo, y paguémoslo, no importa si pareciera que pasó mucho tiempo, busquemos a la persona, institución o negocio y aunque sea, digamos que reconocemos esa deuda. Todo esto irá en pos de la gasolina necesaria e indispensable para ser ilimitadamente abundantes y prósperos: sentirnos amados.

Hasta la próxima sonrisa:
Carlos Fraga

2013-04-21T09:00:04+00:00